Archivo de la etiqueta: NASA

¿Qué clase de científicos viajan en la Prometheus?

A bordo de la Prometheus, la última nave (y película) de Ridley Scott, viajan 17 pasajeros: el típico robot que da miedito, un decrépito billonario, la jefa maciza, algunos soldados y técnicos y un puñado de científicos. ¿Qué tipo de científicos deberían ir en un viaje al espacio profundo? Imagino que serían los mejores, pero después de ver la peli hay que admitir que han elegido a la morralla.

¿Por qué digo eso? Aquí dejo cinco razones.

Primero: El viaje se monta después de descubrir unas pinturas rupestres peculiares hechas hace unos 35.000 años (menos que las de Altamira, por cierto). En esas pinturas se ve una constelación que sólo se puede contemplar con los instrumentos ópticos más modernos. En algunas de las pinturas también aparecen unos hombres gigantes que apuntan a esa constelación. ¿Qué debería pensar un científico con un poquito de conocimiento sobre esas pinturas rupestres? Que la constelación es sólo una coincidencia, que los hombres se solían pintar más grandes que los animales en esa época, o quizás que algunos visitantes del espacio exterior se dejaron caer por nuestro planeta Tierra hace 35.000 años y nos enseñaron a pintar dicha constelación. ¿Qué piensan los científicos de la Prometheus? Que esos visitantes son nuestros creadores. ¿Por qué? Sólo Ridley Scott y los guionistas John Spaihts y Damon Lindelof parecen saberlo.

Segundo: Una vez en el destino, el geólogo del grupo no le presta ninguna atención a la peculiar estratigrafía del planeta.

Tercero: Todavía peor, al biólogo se la trae al pairo la presencia de un humanoide gigante.

(Por supuesto, tanto el geólogo como el biólogo serán castigados por su falta de curiosidad. O eso, o es que había que reventarlos al igual que al resto de la tripulación. Y esto no es un spoiler, se trata de una precuela de Alien, así que todo el mundo sabe lo que pasa en estas naves.)

Cuarto: Cuando consiguen el ADN del humanoide gigante y lo comparan con el ADN humano, los científicos descubren que es el mismo ADN. ¿Cuál es su conclusión? Una vez más, que son nuestros creadores. Cualquiera intuye que si encuentras a dos seres con el mismo ADN, incluso si son físicamente diferentes (pensemos en un mastín y un chihuahua, o un aborigen australiano y un noruego), eso implica que son de la misma especie. Quizás sean parientes muy lejanos, o hermanos, o incluso uno puede ser el padre y el otro el hijo, ¿pero creadores? ¿Por qué? No tiene ningún sentido.

Quinto: El biólogo piensa que el descubrimiento de estos “creadores” destruye el darwinismo y la teoría de la evolución, pero es una idea totalmente simplista, porque esos “creadores” son sólo los ancestros del homo sapiens (con quien comparten el ADN). ¿Qué pasa con los otros miles de millones de seres no humanos que habitan en nuestro planeta? Para ellos, la evolución sigue siendo un hecho. Y probablemente para esos “creadores” también lo sea en su planeta de origen.

Así que, ¿quién contrató a esta panda de ignorantes para ir en la Prometheus? Recomiendo a Ridley Scott que la próxima vez vaya al MIT, o a la NASA, o incluso a cualquier instituto para buscar el personal que vaya en sus naves. Cualquier candidato azaroso (incluso si lo elige por la calle) sería algo más listo que esos zotes. O todavía mejor, quizás el director debería ir al Gremio de Guionistas de Estados Unidos para buscar mejores escritores como autores de la secuela de esta precuela.