Archivo de la categoría: Cine americano

El fin del mundo se acerca

After EarthLa profecía maya sobre el fin del mundo ha sido un pufo más. A pesar de eso un grupo de científicos de Cambridge piensan que “los desarrollos de la tecnología humana pueden plantear pronto nuevos riesgos de extinción total para nuestra especie”, así que han decidido crear el Centro para el Estudio del Riesgo Existencial. Aunque suene friki, es un proyecto real. Sería un tema estupendo para una peli, pero no existe. De momento.

Por ahora, el cine se ha aprovechado de la idea del fin del mundo para llenar las pantallas con filmes apocalípticos. Aquí presento algunos de los que están por llegar y ya quiero verlos todos (aunque luego sean un nuevo fiasco).

Oblivion. Unas décadas después de una gran guerra, los humanos regresan para estudiar el planeta Tierra, ahora lleno de desechos. Un hombre (Tom Cruise), que está enamorado de una plantita que ha sobrevivido (como si fuera Wall-e) descubre que no todo es lo que parece.

After Earth. Mil años después de que los humanos se han extinguido de la Tierra, un hombre y su hijo se estrellan contra nuestro planeta. Ahora la Tierra tiene una vida nueva y no quiere que los humanos vuelvan a vivir sobre ella.

Pacific Rim. Un monstruo gigante ataca San Francisco, pero es sólo el principio del fin.

Nebulus. “Después de la destrucción de la Tierra, una expedición interplanetaria que explora un nuevo mundo desolado descubre que es presa de una especie de humanoides carnívoros”. Otra vez, por cierto. ¿Alguien no ha visto ya esta historia?

The Inclination: Invasión Zombi. Una guerra apocalíptica comienza entre zombis y humanos. Un pequeño grupo de gente intenta sobrevivir según el mundo se ahoga en el caos y la anarquía. ¿Quién ganará? ¡Sorpresa!

Anuncios

¿Te falta creatividad? No te preocupes. Desentierra una peli antigua y listos

Es un hecho que la creatividad en el cine está muerta. No sólo en la industria estadounidense, pero sí especialmente.

Hay mil maneras de esquivar el problema, entre ellas: un remake (la 13ª versión que se estrena ahora de Cumbres borrascosas), una secuela (Viaje al centro de la Tierra 2: la isla misteriosa), la secuela de un remake (Ira de titanes), una precuela ([REC]3 Genesis), la adaptación de un best-seller (Los juegos del hambre), dividir una película en dos (Amanecer Parte 2) y la versión extendida (Avatar).

Todas esas opciones tienen un problema: requieren trabajar. A veces un poco y otras veces un poquito más. Por suerte para la industria se ha inventado una manera mejor de hacer pasta: sólo hace falta comprar un software (y quizás contratar a un becario que lo use) para transformar una película de 2D en otra de 3D. Y ya está, ya tienes algo nuevo. ¿De verdad es así? Pues no, pero si alguien paga por ello, ese dinero que te llevas por la patilla.

James Cameron afirma que su intención (para Titanic en 3D) ha sido “usar el proceso de conversión para crear una película que tenga la misma profundidad de campo que tendría si hubiera sido posible rodarla en 3D”. Quizás en este caso sea real, pero no hay otro como Cameron. La mayoría de títulos no son más que un timo: El rey león, La bella y la bestia, Toy Story, Star Wars, Parque Jurásico (el próximo julio) o Top Gun (probablemente este año 2012).

Hasta ahora ninguna de las versiones en 3D se han aupado a los más alto en las listas de taquilla, pero ¿a quién le importa? Recibir algunos millones de doláres más, años después de haber recuperado todo el dinero que se invirtió y mucho más, es lo que yo llamo un auténtico chollo.