Centurión, de Neil Marshall

Neil Marshall se planteó una única cuestión cuando comenzó a hacer cine: no modificar el tiempo del espectador. Es decir, si otro hubiera rodado una película de romanos como Centurión se hubiera preocupado por darle algo de credibilidad espacio temporal. Sin embargo, a Marshall no le importa nada que sus chicos se pasen toda la película soltando tacos (fuck, en inglés) y actuando como si fueran un comando americano. Quizás sea eso, y sus escasos 97 minutos, lo que hace que la película sea tan divertida a pesar de estar llena de anacronismos y escenas absurdas. En una de ellas, un grupo de soldados matan a un ciervo a pedradas para abrirle el estómago y comerse la hierba que hay dentro. ¿Por qué no se comen mejor la carne del ciervo? ¿Para qué lo asesinan para comerse la hierba? Pero en fin, ese surrealismo es lo que hace que el filme sea tan simpático y entretenido de ver.

Puedes leer una crítica de la película en Jaimefg.com

Acerca de Jaime Fernández

I'm a cinema lover journalist Ver todas las entradas de Jaime Fernández

2 responses to “Centurión, de Neil Marshall

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: